El estado clandestino

En todos los países de la Europa ocupada había estructuras de resistencia, pero solo en Polonia se fundó un verdadero estado clandestino con su ejército, ministerios parlamento, policía e incluso un sistema de asistencia social.

Aunque formalmente el estado clandestino era una representación del gobierno en el exilio, en realidad era en el país bajo ocupación, y no en Paris o Londres, donde tenía que dirimirse el futuro de Polonia. Eran los dirigentes de la resistencia clandestina quienes tomaban las decisiones clave, tanto las relativas a la lucha con el ocupante, como las referentes a las posturas de la sociedad, Desde el inicio de la ocupación la Delegación del Gobierno para el País (dirigida inicialmente por Cyryl Ratajski, después por Jan Piekałkiewicz y Jan Stanisław Jankowski) fue construyendo las estructuras civiles del estado clandestino. El trabajo cotidiano de la Delegación estaba repartido entre 15 departamentos, siendo los más importantes: Asuntos Interiores, responsable de los delegados de circunscripciones y comarcas, de la preparación de los futuros cuadros de la administración, incluso de aquellos territorios bajo dominio alemán que estaba previsto recuperar (parte de Silesia correspondiente a la región de Opole, Pomerania o Prusia Oriental); Prensa e Información, que junto con la Oficina de Información y Propaganda de la Comandancia de la Unión para la Lucha Armada /Ejercito Nacional constituía un potente “consorcio informativo” (la prensa y los libros que publicaban tenía una enorme influencia sobre la sociedad); Trabajo y Asistencia Social que se ocupaba de los presos políticos y de los artistas y científicos que se habían quedado sin trabajo. La Delegación también contribuyó a salvar a judíos (Ver: Actitudes…). El Departamento de Educación y Cultura creó un sistema de enseñanza en la clandestinidad que en 1944 tenía cerca de 100.000 alumnos y estudiantes. Los empleados de ese departamento también tenían que velar por la salvaguarda de los bienes culturales frente a la destrucción y el saqueo. La Dirección de la Lucha Civil que dependía directamente del Delegado supervisaba las posturas sociales y la relación de la sociedad con el ocupante.

Esquema de la estructura organizativa del Estado Polaco Clandestino. Fuente: dominio público; http://www.prezydent.pl/archiwum/archiwum-strony-lecha-kaczynskiego/ppp/do-pobrania/
Esquema de la estructura organizativa del Estado Polaco Clandestino. Fuente: dominio público http://www.prezydent.pl/archiwum/archiwum-strony-lecha-kaczynskiego/ppp/do-pobrania/

A principio de 1944, el movimiento clandestino dependiente del gobierno legítimo de la República de Polonia en el exilio creó una entidad que aspiraba a ser “un parlamento clandestino”, el Consejo de Unidad Nacional en respuesta al Consejo Nacional del País formado por los comunistas vinculados a la URSS. A principios de mayo de 1944, el presidente Raczkiewicz creó el Consejo de Ministros Nacional que era parte integral del gobierno polaco de Londres y el Delegado J. Jankowski fue nombrado viceprimer ministro. Con ello culminó el proceso de formación del Estado Clandestino que tenía que hacerse con el poder legítimo. Pero no pudo ser (Ver: Operación “Tormenta”). El 1 de julio de 1945, después de que surgiera el Gobierno Provisional de Unidad Nacional (con Stanisław Mikołajczyk como viceprimer ministro) la esperada retirada de reconocimiento de las autoridades en el exilio, el consejo de Unidad nacional se disolvió. Su último acto fue la proclamación del “Llamamiento del Consejo de Unidad Nacional al Pueblo Polaco y a las Naciones Aliadas”. La última parte de la proclama era el Testamento de la Polonia en Lucha que abogaba por una Polonia independiente, justa y libre de cualquier injerencia externa. Ese Testamento pudo cumplirse después de medio siglo, en 1989.