La campaña de septiembre de 1939

La guerra defensiva polaca iniciada en la mañana el 1 de septiembre de 1939 y conocida también como la campaña de septiembre, fue no sólo el primer frente de la II Guerra Mundial, sino un laboratorio de un nuevo método de lucha, la Blitzkrieg (guerra relámpago).

La infantería alemana protegida por un blindado se acerca al edificio de Correos en Gdańsk. Desde las primeras horas de la II Guerra Mundial se combatió por este edificio. Después de 12 horas, los defensores de Correos de Gdańsk tuvieron que rendirse. Fueron ejecutados. Fot. Polska Agencja Prasowa / Centralna Agencja Fotograficzna (Agencia de Prensa Polaca / Agencia Fotográfica Central).
La infantería alemana protegida por un blindado se acerca al edificio de Correos en Gdańsk. Desde las primeras horas de la II Guerra Mundial se combatió por este edificio. Después de 12 horas, los defensores de Correos de Gdańsk tuvieron que rendirse. Fueron ejecutados. Fot. Polska Agencja Prasowa / Centralna Agencja Fotograficzna (Agencia de Prensa Polaca / Agencia Fotográfica Central).

El mando del Ejército Polaco era consciente de la fuerza del adversario. Tenía por lo tanto que recibir el primer impacto y esperar la ofensiva de los aliados occidentales, de Francia e Inglaterra. Y a pesar de que ambos países declararon la guerra a Alemania el 3 de septiembre, los polacos no solamente se quedaron solos en su lucha, sino que a partir del 17 de septiembre tuvieron que hacer frente a dos invasores.

A pesar de la enorme superioridad de los alemanes, sobre todo en blindados y en aviación, las tropas polacas intentaron defender sus fronteras. Sin embargo rápidamente fueron forzadas a retirarse (aunque por ejemplo la guarnición que defendía Westerplatte luchó durante una semana), retrocediendo hacia el interior, para ir organizando desde allí la defensa. El 8 de septiembre empezaron las luchas en defensa de Varsovia.

Tropas del Ejército Rojo entran en Polonia, 17 de septiembre de 1939 Fot. Ośrodek Karta
Tropas del Ejército Rojo entran en Polonia, 17 de septiembre de 1939 Fot. Ośrodek Karta

Las tropas polacas intentaron atacar, iniciando entre otros la batalla del Bzura, una de las mayores de la II Guerra Mundial y que pesar de las importantes pérdidas infligidas al adversario, terminó en derrota. Probablemente la lucha hubiese durado más tiempo si no fuera por el ataque del Ejército Rojo el 17 de septiembre. El ataque aceleró también la evacuación de las autoridades civiles y militares polacas a Rumania donde fueron retenidos. La asediada Varsovia se rindió el 27 de septiembre, el 2 de octubre se entregaron los defensores de la península de Hel y el 5 de octubre los soldados del general Kleeberg que luchaban en Kock. Solo el destacamento del mayor Henryk Dobrzanski-“Hubal” permaneció combatiendo hasta la primavera de 1940. Ya en otoño del 39, inmediatamente después del cese de hostilidades, se inició la creación de estructuras militares clandestinas (ver: La resistencia armada); en Francia, el gobierno polaco en el exilio inició la recreación del ejército (Ver: En el exilio). La guerra defensiva obligó a Hitler a retrasar en medio año la invasión de Francia prevista inicialmente para el otoño del 39. Cuando se inició, Paris se defendió durante algo más de tiempo que Varsovia. Y tal como se comentó en el “Boletín Informativo” clandestino: “Solamente a la luz de las luchas en Occidente se puede apreciar plenamente la defensa de Varsovia durante tres semanas, […][la batalla] de Kutno [a orillas del Bzura-Ndt], Westerplatte”.

La capital de Polonia sufrió bombardeos desde el primer día. La aviación alemana realizo un ataque aéreo masivo sobre Varsovia el 25 de septiembre de 1939. Murieron cerca de 10.000 personas, hubo 35.000 heridos y el 12% de las construcciones fueron destruidas, La ciudad capituló el 28 de septiembre. El 5 de octubre, Adolfo Hitler presidió allí un desfile de sus tropas. Fot. Polska Agencja Prasowa / Centralna Agencja Fotograficzna (Agencia de Prensa Polaca / Agencia Fotográfica Central).
La capital de Polonia sufrió bombardeos desde el primer día. La aviación alemana realizo un ataque aéreo masivo sobre Varsovia el 25 de septiembre de 1939. Murieron cerca de 10.000 personas, hubo 35.000 heridos y el 12% de las construcciones fueron destruidas, La ciudad capituló el 28 de septiembre. El 5 de octubre, Adolfo Hitler presidió allí un desfile de sus tropas. Fot. Polska Agencja Prasowa / Centralna Agencja Fotograficzna (Agencia de Prensa Polaca / Agencia Fotográfica Central).